Logo

HAZ LO QUE DEBES Y ESTÁ EN LO QUE HACES

22 de junio de 2018
307 visitas

Palabras de Tadeo Lorenzo en el Acto del Día de la Bandera: Una reflexión positivamente provocadora.

Bienvenidos directivos, banderas de ceremonia, profesores, padres y alumnos, hoy en este día 19 de Junio del 2018, estamos reunidos para celebrar y conmemorar a nada menos que al creador de nuestra enseña nacional, Manuel Belgrano, quien nació un 3 de Junio de 1770 en el antiguo Virreinato del Río de la Plata, que ahora llamamos Argentina, estuvo presente desde los inicios de esa idea llamada “libertad” que apareció un 25 de Mayo de 1810, en la Primera Junta en la que fue Vocal.

Pero citar fechas y lugares que pueden encontrarse fácilmente en un libro de historia no parece la forma más adecuada de honrar la memoria de un hombre de la talla de Don Manuel Belgrano, de quien nos legó el símbolo de nuestra nación, nuestra amada bandera.

Pensar los ideales, la pasión  que impulsaron a este argentino a emprender su enorme obra por la patria... Pensar qué cosa motivó a este hombre a ponerse frente al medio adverso en que le tocó actuar...  y emprender su camino de hacedor, de obrero constructor de una nación... parece más adecuado y más útil.

Podría haberse replegado ante el primer enfrentamiento mezquino. Podría haberse encerrado en el conformismo de la época. Limitarse a vivir de acuerdo con la estructura presente. De haber hecho eso, su existencia no habría sido nada desdichada, pues su posición social era privilegiada. Sin embargo, fue el que debía ser. Un hombre original. Un innovador. Un benefactor de la sociedad. Era un ilustrado intelectual del siglo XVIII,  imbuido de las más bellas ideas de perfección, ubicado en un plano científico de avanzada. Un auténtico pionero en todos los campos...

Pensemos en el contexto  en el cual tuvo lugar el accionar de Belgrano: Un país que luchaba por su independencia...  en lo externo la amenaza de un poderoso imperio que recuperaba sus fuerzas, en una Europa donde los ideales de la revolución francesa estaban siendo cuestionados...  y en lo interno, las lacras de la ignorancia, el espíritu sectario... todo parecía condenar al fracaso todo sueño de nación...

Belgrano, hombre de leyes, precursor de la educación, del comercio, de la ciencia, se vio obligado a asumir, y aceptar, un rol más en beneficio de la patria: Se vio obligado a tomar la espada como militar, como general de las guerras de la independencia. Vencedor del enemigo imperial en Tucumán y Salta, por lo que fue llamado Libertador del Norte, fue generoso y humilde en la victoria. Y fue valiente y esforzado soldado en la aciagas jornadas de Vilcapugio y Ayohuma, que no minarían su espíritu de lucha... su constancia tras un ideal... que lo llevaría luego como General del Alto Perú, a un frente vital para la campaña patria.

Si hay que hablar de Manuel Belgrano hay que hablar de esfuerzo, de generosidad y amor por la educación, de modestia, de honestidad, de sincera defensa de la libertad: de la libertad civil, de la libertad política y de la libertad de expresión...   y de los derechos del hombre.

Hoy nuestro país se debate en otra crisis, en gran medida comparable con aquella que existió en los albores de nuestra nacionalidad. Hay muchas incertidumbres, nada parece claro...  Negros nubarrones por delante parecen invitar al desaliento o a la huida... Ante esto vale una reflexión:

“Cumple el pequeño deber de cada momento: haz lo que debes y está en lo que haces" Es una invitación a asumir nuestras propias responsabilidades. Es una llamada a hacer del mejor modo posible lo que tenemos entre manos. No importa que nuestras tareas sean aparentemente pequeñas: son las que nos tocan, las que nos corresponden, y a través de ellas nos preparamos mejor para las más grandes que puedan sobrevenirnos.

Esta frase se refiere a esforzarse por terminar las tareas hasta los más pequeños detalles, a ser constantes y tenaces, no estar satisfechos con los resultados del corto plazo ni con los beneficios exclusivamente personales. Y al trabajo en equipo, instaurando una auténtica cultura del esfuerzo, de la cooperación de unos con otros. Es verdad que todo esto cuesta, exige más esfuerzo, cansa, pero así nuestro trabajo produce un fruto duradero y que será para todos.

 

© 2013 Colegio Marista Manuel Belgrano (IDEG Arg.) - Todos los derechos reservados
Cuba 1754 - (1426) Ciudad Autónoma de Buenos Aires - TE +54-11-4784-0654 / 4784-0309 - cmb@cmb.org.ar
Diseño y programación: hmcfdb - powered by Aplós 2.4